Diagnóstico de Válvulas

Diagnóstico de Válvulas

alcanceinnovador

Mejore la confiabilidad de sus válvulas, centrándose en el gasto de su presupuesto de mantenimiento

El mantenimiento de válvulas suele ser un factor crítico en las principales paradas de planta y, con los sistemas de producción fuera de línea, es crucial que el mantenimiento sea planeado tan eficientemente como sea posible para reducir el tiempo de inactividad.

El servicio de Diagnóstico de Válvulas de Stork evalúa las características del estado y del control del proceso de una válvula de control, actuador y posicionador en la línea. Esta evaluación identifica qué válvulas deben ser reacondicionadas y reparadas y cuáles se encuentran en buena condición, lo que significa que los presupuestos de mantenimiento pueden centrarse en las áreas críticas.

Este enfoque innovador puede reducir los costos de mantenimiento de válvulas en hasta un 60 %.

Cómo agregamos valor

  • Enfocando su gasto del presupuesto de mantenimiento, mediante el reacondicionamiento de las válvulas que necesitan reparación y no reacondicionando las válvulas que se encuentran en buen estado
  • Mejorando la confiabilidad de sus válvulas críticas mediante una evaluación más frecuente
  • Aumentando la eficiencia de la planificación y ejecución de paradas – de esta manera se identifican las válvulas dañadas en una etapa temprana y las válvulas en buen estado no son reacondicionadas
  • Optimizando la gestión de repuestos, comprando únicamente los que son necesarios

¿Cómo funciona?

El técnico de diagnóstico de Stork trabaja con el cliente para seleccionar las válvulas de control a las que se realizará el diagnóstico, con base en la criticidad del proceso de producción, condiciones e historial de reacondicionamientos. Entonces, el técnico utiliza un banco de pruebas móvil para llevar a cabo la evaluación y para mayor eficiencia esto será llevado a cabo durante la fase inicial de una parada, o mientras que las válvulas se encuentran bloqueadas durante la producción en tiempo real. Una vez que las válvulas han sido evaluadas, se presta asesoramiento y se planifican acciones adicionales, junto con el cliente, de acuerdo con cuatro condiciones distintas:

  • La válvula está bien, no se requieren acciones adicionales
  • Puesta a punto in situ (durante la evaluación)
  • Mantenimiento mínimo in situ
  • Mantenimiento urgente fuera del sitio